05
Julio

Paulo Dybala gana puntos para una despedida en la que se buscará poner todo

El cielo gris no da tregua en San Pablo. Una lluvia constante cayó durante este jueves en la ciudad paulista y no le permitió a la Selección poder realizar el entrenamiento que tenía planificado en el campo de juego del estadio Pacaembú. Hubo cambio de planes obligados y el plantel se movió bajo techo, en el gimnasio del Hotel Pullman, el último búnker albiceleste aquí en Brasil.

Con el paso de las horas, el ánimo va sanando aunque la bronca persiste. El choque del sábado por el tercer puesto ante Chile podría funcionar como un consuelo merecido aunque lejos estará de resultar satisfactorio. Terminar en el podio estaría acorde con el papel aceptable que tanto Lionel Scaloni como Messi dijeron en la previa que la Argentina se planteaba como meta en esta Copa América que agarró al equipo en plena transición.

 

 
 

Y en ese sentido, se abre un interrogante a modo de dilema: ¿Cómo afrontar el partido contra Chile?¿Insistir con la base del equipo titular para seguir afianzando la idea que comenzó a verse en los últimos encuentros? ¿O cambiar y darle chances para que se muestre los que menos minutos sumaron: Pereyra, Funes Mori, Suárez, Pizarro?

 

La idea de Scaloni es darle prioridad a la intención de formar un equipo y que sume confianza. Por eso, este sábado desde las 16 en el Arena Corinthians pondrá lo mejor. Eso sí: deberá hacer cambios obligados por los suspendidos Marcos Acuña y Lautaro Martínez. En ese panorama, el entrenador está evaluando darle la oportunidad desde el inicio a Paulo Dybala, quien hasta acá siempre fue pieza de recambio.

 

El cordobés asoma como una opción en lugar de Lautaro en la delantera. Así podría compartir ataque con Agüero y Messi. Claro que otra posibilidad es que Angel Di María vuelva a tener otra chance por la izquierda del ataque celeste y blanco. Giovani Lo Celso, en tanto, se perfila para reemplazar a Acuña en el mediocampo.

premiun
agro
Castro