05
Julio

El futuro de la Selección: Scaloni sigue al menos hasta fin de año, ¿y después qué?

En la AFA, por ahora, sigue imperando la postura del “vamos viendo”. ¿Se escuchará la opinión de Menotti? Los nombres que asoman.

Con los ojos conmovidos Lionel Scaloni atravesó la zona mixta del Mineirao para subirse al micro luego de la derrota del martes ante Brasil por la semifinal. Estaba golpeado, como sus dirigidos y colaboradores. Su equipo le respondió en la cancha en los momentos candentes y eso lo dejó tranquilo en medio del dolor y la bronca por el arbitraje perjudicial. Todavía le falta un compromiso en esta Copa América a su Selección. Será aquí, en una ciudad de San Pablo que recibió a la delegación nacional en la noche del miércoles con un clima fresco, que hoy se condimentó con persistentes lluvias. Chile será el rival para definir el tercer puesto, este sábado a las 16. ¿Y después qué?

 

"Es importante saber qué queremos para todas nuestras Selecciones. Hemos visto el trabajo de Lionel Scaloni y, en consecuencia, vamos a ofrecerle su continuidad hasta la Copa América", decía Claudio Tapia, presidente de la Asociación del Fútbol Argentino en la Asamblea del 29 de noviembre de 2018. Lo demás es historia conocida. El oriundo de Pujato aceptó pasar de ser interino a DT confirmado al menos por un semestre más y aquí está, redondeando la Copa "aceptable" que se propuso como objetivo.

 

¿Y ahora? Contractualmente, más allá de lo dicho por Tapia en su momento, Scaloni está ligado como entrenador de la Selección Mayor hasta el 31 diciembre de este año, aunque tiene vínculo como empleado de AFA hasta 2022 (el que firmó cuando llegó con Jorge Sampaoli). Y, según pudo averiguar Clarín, Chiqui tiene la idea de hacerlo cumplir. Es decir que la Argentina tendrá el mismo técnico hasta fin de año. ¿Y en 2020, año de inicio de las Eliminatorias y de otra Copa América que se jugará en Argentina y Colombia? No hay certezas ni las habrá en el corto plazo.

 

El "vamos viendo" parece seguir siendo lo que impera en cuanto al proyecto del conjunto celeste y blanco. Mientras en las categorías juveniles se afianza un trabajo a largo plazo basado en la búsqueda de una identidad y en la inculcación de valores con las buenas tareas que hasta el momento vienen llevando adelante Diego Placente (Sub 15), Pablo Aimar (Sub 17) y Fernando Batista (Sub 20 y Sub 23), bajo la coordinación de Hermes Desio, arriba nada está claro. Y si lo tienen en claro, ¿por qué no nombrar a Scaloni hasta el Mundial de Qatar, si es que Scaloni es el proyecto?

Por ahora, se va viendo. La ratificación del joven e inexperto DT de 41 años hizo ruido justamente por su nulo curriculum para ocupar un cargo al que comúnmente llegan técnicos aplomados y de renombre. Toda una apuesta fue la de Tapia. Y estaba en claro que la labor de Scaloni iba a quedar -lo está todavía- bajo la lupa en la Copa América.

El balance tiene el pulgar en alto. En el inicio de la competencia todo resultó negativo y la Argentina estuvo a punto de volverse en primera ronda. Eso, sin dudas, hubiese significado el final del ciclo de Scaloni. Pero el DT supo remontar la situación. Y fue corrigiendo sobre la marcha algunas decisiones erróneas, como la de los cambios durante los encuentros que, lejos de mejorar al equipo, lo perjudicaron: sacar a Sergio Agüero contra Colombia, sacar a Lautaro Martínez contra Paraguay, por ejemplo.

 

 
 

Su virtud estuvo en saber escuchar a los que lo rodean, a los propios futbolistas y a realizar una autocrítica interna, ya que públicamente no se hizo cargo de sus fallas. Pero, fue probando y moviendo las piezas sobre la marcha. Dejó lo que le dio resultado. Por eso, el equipo se fue armando de adelante hacia atrás. El tridente ofensivo compuesto por Lionel Messi, Martínez y Agüero fue la primera certeza. De allí para abajo. Tuvo aciertos también con darle rodaje y mantener a Rodrigo De Paul. Y en sostener a Leandro Paredes en el círculo central.

 

Sin respuestas satisfactorias en los laterales derechos que decidió convocar (Renzo Saravia y Milton Casco), improvisó con Juan Foyth, que no desentonó. No le tembló el pulso para tocar a los históricos como el Kun y, sobre todo, Angel Di María, que salió en el entretiempo del estreno y no volvió a ser titular.

 

Desde el manejo del grupo, se palpa una identificación de los jugadores hacia el cuerpo técnico. La brecha generacional corta ayuda, pero la predisposición a dialogar todo es lo que también cayó bien en el grupo que se sigue afianzando aún. La reunión en Cidade do Galo, con reclamos de los jugadores porque los cambios se filtraban a la prensa antes de que lo supieran los protagonistas amagó a ser una remake de Bronnitsy. Sin embargo, Scaloni manejó una situación con cierto grado de tensión de modo satisfactorio y logró que no se le escapara de las manos.

 

Y cuando las papas ardían, el equipo estuvo a la altura: notable mejora, sobre todo en la solidez, ante Venezuela y muy buen partido de igual a igual con Brasil pese a la derrota. Está haciendo un curso acelerado de entrenador Scaloni. Muchos dirán -con razón- que el buzo de la AFA no es para eso. Pero desde la dirigencia actual están conformes con lo hecho por quien, además, se hizo cargo de una profunda renovación.

 

Así, Scaloni tendrá por delante al menos siete partidos más en el banco albiceleste para prolongar su trabajo de construcción cuya base plantó en Brasil: el de mañana contra Chile, los amistosos con Chile del 5 de septiembre en Los Angeles y con México, el 10 en San Antonio; otro confirmado por la Federación de Alemania en octubre y uno con Portugal a confirmarse en el mismo mes; y otros dos en noviembre sin rivales a la vista.

 

¿Seguirá rindiendo exámenes para ver si se queda hasta 2022? ¿Qué dirá a todo esto César Luis Menotti, director de Selecciones Nacionales? El Flaco estuvo ausente en Brasil por problemas de salud y en el medio se cruzó públicamente con Oscar Ruggeri, quien lo acusó de "vago". Repitió en reiteradas entrevistas que pondrá primera con su proyecto al finalizar la Copa América. Una vez que todos coincidan en Ezeiza, se impone un cónclave, aunque Menotti apoyó públicamente ya a Scaloni.

 

¿Y si en el "vamos viendo" Scaloni termina por no convencer? Los principales candidatos son los mismos que hace exactamente un año. Los mismos a los que nunca se les ofreció el cargo de manera oficial porque desde la AFA entienden que dirán que no: 

 

Desde el Gobierno Nacional seduce el nombre de Gabriel Heinze, hoy en Vélez. El Gringo sí admitió que "la Selección en una debilidad", pero luego fue ambiguo al reconocerse "lejos de sentirme capacitado". El último nombre que el presidente Mauricio Macri postuló para la Argentina había sido el de Jorge Almirón, quien luego de eso fracasó en su fugaz paso por San Lorenzo y se fue a Arabia.

 

Sebastián Beccacece y Eduardo Coudet son nombres del fútbol local que gustan y que están al alcance. Pero desde la AFA, al menos por el momento, no están pensando en un sucesor para Scaloni porque Scaloni continuará. ¿Hasta cuándo? Vamos viendo...

 
premiun
agro
Castro