Castro
25
Julio

López Obrador, el nuevo Donald Trump

El presidente electo de México, Andrés López Obrador, se comparó con Donald Trump, algo que ya habían hecho antes sus adversarios, y de inmediato desató una tormenta de críticas de políticos y diplomáticos en las redes sociales.

En una carta que envió al presidente estadounidense tras la visita el pasado día 13 del secretario de Estado Mike Pompeo y otros miembros del gabinete del magnate, López Obrador dijo que "ambos "sabemos cumplir lo prometido y hemos sorteado dificultades".

 

Otro aspecto en el que, según el ganador de las elecciones del pasado día 1 lo hacen afín a Trump es que "fuimos capaces de derrotar electoralmente a la política tradicional". "En cuanto a lo político, me anima el hecho de que ambos sabemos cumplir lo que decimos y hemos enfrentado la adversidad con éxito", señaló López Obrador.

 

Los dos políticos "conseguimos poner a nuestros votantes y ciudadanos al centro y desplazar al establishment predominante", agregó el futuro mandatario, que relevará al presidente Enrique Peña Nieto el próximo 1 de diciembre. La difusión del contenido de la misiva que el carismático líder político envió a Trump por medio de Pompeo cayó muy mal en algunos sectores políticos del país, según lo hicieron saber a través de la red social Twitter.

 

Arturo Sarukhan, embajador de México en los Estados Unidos durante el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012", afirmó que esta postura puede "molestar a los demócratas" en el Congreso de Estados Unidos, que han brindado apoyo a México y lo han defendido de las invectivas de Trump. "Se nos sigue olvidando en México el papel" que juegan el Congreso de Estados Unidos "en temas comerciales" como la eventual aprobación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, así como en asuntos migratorios, de defensa de los "dreamers" y de rechazo al muro", señaló Sarukhan.

 

El diputado federal del partido Movimiento Ciudadano (MC, centro), Jorge Alvarez, fue aún más lejos y dijo dijo sentirse "avergonzado" por la carta, pues señaló que López Obrador, al igual que su antecesor, "cree que la adulación es el mejor camino para acercarse a Trump". "Me averguenza profundamente la carta de López Obrador a Trump. Confirma que dejó de ser la persona que admiré muchos años", indicó a través de Twitter.

 

La legisladora Cecilia Soto, ex embajadora de México en Brasil, consideró que la actitud del futuro mandatario mexicano es de una "ingenuidad peligrosa" por cuanto "cree que alimentando el ego de la bestia lo va a manipular a su favor". Los críticos, como Jorge Guajardo, embajador de México en China de 2007 a 2013, recuerdan que el hombre que fungirá como jefe de la diplomacia bajo la era de LÓpez Obrador, Marcelo Ebrard quien leyó la carta ante los medios, hizo campaña a favor de Hillary Clinton, la adversaria de Trump.

Luego del triunfo del politólogo mexicano de 64 años, ex jefe de gobierno de la capital y líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena, izquierda), Trump fue uno de los primeros en felicitarlo y recordó que "le dije hace años que algún día sería presidente".

 

Fue además el primero en hablarle por teléfono y en mostrarse conciliador a diferencia de su hostilidad con Peña Nieto y en general con los mexicanos, a los que ha tachado de narcotraficantes y criminales. "Tengo muchas ganas de trabajar con él. Hay que hacer muchas cosas que beneficiarán a Estados Unidos y México", escribió en su cuenta de Twitter luego de anunciarse la victoria de López Obrador a noche del 1 de julio.

 

En la carta enviada a Trump, el mandatario electo mexicano lo apremia a concluir la renegociación del TLCAN para evitar que "la incertidumbre frene las inversiones". Además, le ofreció presentar ante el Congreso una iniciativa presupuestal para "atender con recursos y experiencia los problemas de la migración y la inseguridad fronteriza".

 

Además, planteó a Trump crear una "bolsa de recursos" con aportaciones de Estados Unidos, México y América Central, de los cuales el 75% sirvan para financiar proyectos que permitan crear empleos y combatir la pobreza y un 25% para el control fronterizo y la seguridad".