Castro
14
Noviembre

Incendios forestales: el sur de California se prepara para lo peor ya hay 44 victimas

El fuego arrasa literalmente con todo. Vidas humanas, mansiones y todo lo que encuentra a su paso. Las autoridades informaron este martes el hallazgo de otros 13 cuerpos en la zona afectada por el gigantesco incendio que afecta al norte de California desde hace 5 días, el más mortal de la historia en el estado.

La cifra total creció ahí a 42 víctimas fatales, a las que se suman 2 en focos situados al sur, sobre todo cerca de Los Ángeles y en la exclusiva Malibú donde viven ricos y famosos. Unas 200 personas permanecen desaparecidas.

 

El presidente Donald Trump aprobó en las últimas horas la declaración de "desastre de especial gravedad", así California recibe ayuda más rápidamente "para aliviar algo del increíble sufrimiento".

 

"Estoy con ustedes siempre. Dios bendiga a todas las víctimas y las familias afectadas", tuiteó Trump, quien al principio se ocupó de responsabilizar por el desastre al "muy pobre" manejo forestal en el estado, lo que a su vez generó un enfrentamiento con los bomberos que combaten las llamas.

 

Le contestó Brian Rice, titular de la entidad Bomberos Profesionales de California: "Hay familias de duelo, miles perdieron sus hogares y 250.000 norteamericanos tuvieron que huir. En estos tiempos desesperados, alentamos al presidente a que apoye de palabra y de hecho en vez de recriminar y echar culpas".

 

La declaración que firmó Trump permite mayor celeridad para que el gobierno nacional asista a los afectados con alojamiento, gastos legales e incluso tratamiento psicológico.

 

El sheriff del condado de Butte, Kory Honea, explicó que 10 de los 13 muertos que hallaron recientemente estaban en la ciudad de Paradise, que tenía unos 27.000 habitantes: fue completamente engullida por las llamas. Los otros 3 eran de la pequeña localidad de Concow.

 

Desde este lunes el incendio en el norte, bautizado como "Camp Fire", se transformó en el más mortífero de California al superar los 29 fallecidos que se registraron en Griffith Park, Los Ángeles, en 1933.

El otro gran fuego, en el sur, recibió el nombre "Woolsey Fire" y se cobró la vida de 2 personas que trataban de huir en su coche. Además, destruyó unas 40.000 hectáreas y casi 400 edificios (entre ellos, las casas de Neil Young, Miley Cyrus y Gerard Butler).

El sheriff de Butte también informó por primera vez de la identidad de algunas víctimas: Jesús Fernández, de 48 años y residente en Concow; Carl Wiley, de 77 años y de Magalia y Ernest Foss, de 65 años y de Paradise.

En esa zona las llamas arruinaron más de 7.000 edificios, en su mayoría hogares particulares, más alrededor de 46.000 hectáreas y los bomberos sólo han contenido el incendio en un 25%.

Voces