Castro
30
Noviembre

Primer cortocircuito en el G20: Donald Trump canceló la reunión con Vladimir Putin por la crisis de Ucrania

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, canceló una reunión prevista al margen de la cumbre del G20 con su par ruso, Vladimir Putin, por la tensión entre Moscú y Kiev tras la toma rusa de tres buques militares ucranianos.

"Basándome en el hecho de que los barcos y los marineros no han sido devueltos a Ucrania desde Rusia, he decidido que sería mejor para todas las partes involucradas cancelar mi reunión previamente programada en Argentina con el presidente Vladimir Putin", escribió Trump en Twitter.

 

"¡Espero un importante encuentro en cuanto se resuelva la situación!", agregó en el tuit, publicado poco después de partir de Washington hacia Buenos Aires. Horas antes, Trump ya había dicho que tomaría una decisión final durante el vuelo tras recibir un informe.

 

El domingo, las Fuerzas Armadas rusas interceptaron tres buques ucranianos y detuvieron a 24 miembros de la tripulación, después de que la Guardia Costera les impidiera acceder por el estrecho de Kerch. La vía marítima entre Crimea y tierra firme rusa separa el mar Negro y el de Azov. Moscú la considera bajo su soberanía, pese a que un acuerdo de 2003 garantiza la libre circulación de Ucrania.

 

Tras el incidente, Trump había advertido el martes pasado que estaba considerando cancelar el encuentro. Sin embargo, el Kremlin insistía en que la bilateral seguía en pie y que avanzaba con los preparativos. También la Casa Blanca había seguido con ellos.

 

El mandatario estadounidense mantendrá reuniones bilaterales en la cumbre de los principales países industrializados y emergentes (G20), entre otros, con la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente chino, Xi Jinping, y el primer ministro de Japón, Shinzo Abe. El asesor de seguridad John Bolton anunció también conversaciones con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

 
 

¿Cómo empezó el conflicto en Ucrania?

La tensión en el mar de Azov se disparó desde que Moscú construyó el puente de Crimea que une con el territorio ruso esta península anexada por Rusia. En ese momento se redoblaron las inspecciones de los buques ucranianos, algo que Kiev considera un bloqueo, de facto, de sus puertos en la zona.

Rusia se mantuvo firme ante la presión de los Estados Unidos y Europa en su decisión. Putin advirtió a Ucrania que no siga nuevos pasos "irreflexivos", mientras un tribunal de Crimea encarceló por dos meses a 12 de los 24 marineros apresados el domingo en el mar Negro, situación que incrementó el conflicto.