07
Septiembre

Pandemia y pobreza en Venezuela: fosas comunes y entierros solitarios para los muertos por coronavirus

Cuatro hombres con trajes especiales cargan un ataúd con una de las víctimas de coronavirus en Venezuela. Se dirigen hacia una fosa común ofrecida a familias que no puedan costear los gastos de una cremación. Es una despedida sin lágrimas, solitaria.

Los costos de los servicios crematorios promedian los 200 dólares, un monto impagable para la mayoría en un país con seis años de recesión y una hiperinflación descontrolada donde el salario mínimo está por debajo de los 3 dólares.

 

Desde que la pandemia llegó a Venezuela en marzo pasado, 16 personas han sido enterradas en esta fosa del cementerio municipal de San Cristóbal, capital del estado andino de Táchira (oeste), fronterizo con Colombia. Ningún deudo puede presenciar la inhumación por protocolos sanitarios.

 

La regla es especialmente difícil de cumplir en esta región donde suele despedirse a los difuntos en velorios escenificados en casas y en los que se congregan decenas de acompañantes entre familiares, amigos y vecinos durante dos o más días.

 

"La familia no puede estar a la hora del entierro, ¿por qué?, porque esto es protocolo de seguridad que nosotros manejamos, solamente estamos los sepultureros", cuenta Fermín Pérez, quien lleva 30 años en el cementerio de San Cristóbal.

 

Ronald Zerpa, director de protección Civil de la zona, indica que el protocolo incluye un proceso de desinfección del personal y del vehículo que traslada el cadáver, rociando una solución a base de hipoclorito.

 

 
 

Se rocía con el mismo líquido el ataúd y las bolsas donde va el cadáver. "El sitio donde se sepultan los cuerpos son tierras municipales (propiedad de la Alcaldía)", dice Zerpa.

El temor al contagio está presente. Fermín se baña en el patio antes de entrar a la casa que comparte con su esposa y sus tres hijos.

"Siempre está el susto, pero como tenemos buenos implementos de seguridad eso da un poco de confianza", sostiene este trabajador que en principio no pensó que la pandemia llegaría a Venezuela.

Luego de ser enterrados, "los familiares pueden traer una cruz con el nombre del familiar y se le colocará" para identificar al muerto, comenta René Pérez, coordinador del cementerio.

El lugar está cerca de llegar a su límite, por lo que está en planes habilitar un nuevo terreno como cementerio.

Según cifras oficiales, Venezuela, con 30 millones de habitantes, alcanzó ya 50.973 contagios confirmados y 412 muertes. Pero tanto la oposición como varias organizaciones consideran que los informes del gobierno de Nicolás Maduro ocultan una realidad mucho peor.

El país registró el viernes 1.096 casos nuevos y diez muertos. Casi todos por transmisión comunitaria y 68 de ellos "importados" por migrantes que retornaron al país, según informó la vicepresidenta Decly Rodríguez.

Caracas es de nuevo la región con más casos nuevos (212), y es en la popular barriada de Catia donde hubo más nuevos infectados. Por eso la vicepresidenta hizo "énfasis en que el pueblo de la capital venezolana extreme las medidas de cuidado y prevención", pues "es mucho lo que puede hacer cada ciudadano para contribuir a cortar las cadenas de contagio".

De los 68 casos importados, 64 son venezolanos retornados de Colombia, dos de Perú y dos de Ecuador.

Por eso, Rodríguez pidió "reactivar los mecanismos de colaboración binacional" con Colombia, ya que, consideró, "ningún país puede por sí solo" enfrentar la pandemia.

Hasta el momento, el 81% de los contagiados se han recuperado, lo cual deja 9.312 casos activos, de los que 102 están ingresados en unidades de cuidados intensivos por la gravedad de la enfermedad.

premiun
agro
Castro