22
Septiembre

Coronavirus: en el Reino Unido advierten que la segunda ola podría causar hasta 50.000 infectados por día

El gobierno del Reino Unido está en alerta. En medio de las versiones que aseguran que el primer ministro, Boris Johnson, podría volver a decretar un confinamiento en el país a causa de la pandemia por coronavirus, el director médico Chris Whitty, uno de los principales asesores de Downing Street, indicó que las cifras están empeorando y que en este rumbo la nación a recibir hasta 50.000 nuevos casos diarios de Covid-19 a mediados de octubre.

Para el especialista, los británicos deben prepararse para restricciones significativas durante los próximos seis meses, en el período invernal, cuando se espera que el brote vuelva a cobrar fuerza y hasta provocar 200 muertes al día.

 

"Este virus es más virulento que la gripe, por lo que los números de los que habla la gente no son números irracionales para que pensemos", dijo y aunque destacó que los tratamientos eran mejores, no alcanzan para reducir la mortalidad a niveles "triviales", afirmó según lo publicado por el diario The Guardian.

 

 
 

Asimismo Whitty, en una conferencia de prensa, insistió: "Si esto continúa, el número de muertes por Covid-19 podría aumentar en una curva exponencial y pasar de números pequeños a números realmente muy grandes".

 

"En el mal sentido, literalmente hemos doblado una esquina, aunque hace relativamente poco tiempo. En este punto, las estaciones están en nuestra contra, ahora estamos entrando en las estaciones, finales de otoño e invierno, que benefician a los virus respiratorios y es muy probable que beneficien al Covid como a la gripe".

 

"Hemos pasado un punto de inflexión de muy mala forma" tras semanas de contagios al alza, señaló y agregó además que no hay indicios de que el virus se estuviera haciendo menos grave. "No hemos visto pruebas de que esto sea cierto", dijo.

 

El primer ministro, Boris Johnson, se reunió con varios ministros durante el fin de semana para abordar el reciente aumento de casos, que llevó las tasas de contagio a niveles que no se veían desde mayo. Se esperaba que el gobierno anunciara esta semana una serie de restricciones de corto plazo a modo de "cortocircuito" para frenar el virus.

El gobierno confía en impedir que los contagios sigan creciendo hasta llegar a las cifras de primeros de abril, cuando se reportaban más de 5000 casos diarios. Gran Bretaña reportó una media de 21 muertos diarios durante la semana pasada, en comparación con el pico de 942 alcanzado el 10 de abril.

 

El gobierno impuso la semana pasada restricciones más duras a poblaciones del noreste de Inglaterra, donde empezaron a subir los contagios. Bares y restaurantes de la región deben cerrar entre las 22 y las 5 de la mañana, y la gente tiene prohibido socializar con personas de otros hogares.

 

Ante este escenario, legisladores de diferentes partidos criticaron el plan de pruebas de diagnóstico del gobierno. Aunque los ministros afirman que se están batiendo récords de pruebas realizadas, hay reportes generalizados de gente que debió viajar cientos de millas para hacerse el test, y de pruebas nulas porque los laboratorios tardaron demasiado en procesar las muestras.

premiun
agro
Castro