Castro
30
Julio

Propietarios de aserraderos se comprometieron a regularizar su situación

Una decena de propietarios de aserraderos de la ciudad de Chepes dialogaron con los concejales de oficialismo sobre el proyecto de ordenanza que reglamenta dicha actividad, la cúal establece varias cuestiones, tales como: horarios de trabajo, indumentaria adecuada, seguridad de los empleados y seguridad del establecimiento.

La reunión se llevó a cabo el día viernes en horarios de la tarde en un local céntrico de la ciudad de Chepes y según pudo saber el diario digital El Cronista, los propietarios de aserraderos y de corralones, se comprometieron en regularizar la situación de los establecimientos ubicados dentro del ejido urbano.

 

En un primer momento amenazaron con un corte de ruta, tras enterarse que el concejal Arturo Cortez pretendía que retiraran los aserraderos del ejido urbano y que los reubiquen en las afueras de la ciudad. Pero al dar marcha atrás con esta decisión por parte de edil, los propietarios de estos establecimientos se mostraron abiertos al dialogo y acordaron dar cumplimento a lo estipulado en la ordenanza.

 

Según el proyecto de ordenanza, los aserraderos y corralones deberán contar con un certificado de desinsectación emitido por la municipalidad del departamento Rosario Vera Peñaloza, el cual deberá ser renovado cada 3 meses. Esto es en virtud de la presencia de arañas, vinchucas, alacranes, víboras, rededores, entre otras plagas.

 

Otras de las exigencias es contar con conexiones eléctricas trifásicas y tener llaves térmicas en cada maquinas a una altura de un metro 50 centímetros sobre un poste de cemento o pilastra. Así también en el lugar donde se desarrolle la actividad, deberá contar con cierre perimetral realizado con medianeras y baño instalado para los obreros.

 

El dueño del aserradero, debe proveer a los empleados vestimenta adecuada, antiparras y calzado de seguridad (botines) y certificado de vacunación antitetánica. Además un botiquín de primeros auxilios y tres tachos de 200 litros de agua con sus respectivos baldes, cada uno colocado en lugares claves, de acuerdo a las indicaciones de Defensa Civil. También un tanque elevado para almacenar agua, con una capacidad mínima de 600 litros y la correspondiente red de distribución.

 

Los horarios de funcionamiento de los mismos serán los siguientes: en verano de 07:00 a 11 horas por la mañana y de 16 a 20 por la tarde. En invierno de 08:00 a 12 por la mañana y de 14 a 18 por la tarde.