04
Noviembre

Sin piedad: robaron una olla del humilde comedor de Paola Ibáñez, donde asisten 47 niños carenciados

La humilde mujer quebró en llanto al enterarse lo ocurrido. “Ahora no tengo como cocinarle a los 47 niños carenciados que asisten diariamente a este lugar”, expresó entre lagrimas Paola Ibáñez al diario digital El Cronista.

La dueña del comedor “Los Protegidos de Dios”, tomó conocimiento del hecho delictivo esta mañana, cuando se dirigió a preparar la comida para los niños del barrio.

 

Cabe recordar que la humilde y generosa mujer, prepara los alimentos a las llamas en un rancho cubierto con pedazos de cartón y chapas y la puerta cerrada con algunas maderas, sin la seguridad correspondiente.

 

Esta situación fue “aprovechada” por aquellos que se dedican a delinquir.

 

La víctima del robo solicita la colaboración de tacho o una olla gigante, similar a que fue sustraída por los malhechores.

 

premiun
agro
Castro