14
Febrero

Por 4ta vez destruyen bancos, mesas, entre otros daños en la Plaza 25 de Mayo de Chepes

Los vándalos volvieron hacer de las suyas anoche y destruyeron bancos y mesas del kiosco, propiedad de Jesús Farías, ubicado en la Plaza 25 de Mayo. “Es la cuarta vez que me hacen daño y provocan destrozos”, manifestó el dueño del local al diario digital El Cronista.

Además se observan daños en otros bancos del paseo central de los chepeños, como así también el hurto de grifos, lamparitas, entre otros elementos.

 

Oscuridad

La falta de lámparas, o las existentes que no funcionas y la deficiente iluminación de la Plaza 25 de Mayo de Chepes, no solo esconde la belleza, sino que la oscuridad ayuda a todos aquellos que se dedican a delinquir y destruir.

 

Algunas de las lámparas funcionan como depósitos de agua y de bichos. Esto ocurre cada vez que llueve y de ese modo dejan de funcionar, lo cual amerita un trabajo de mantenimiento y reposición de las mismas de manera más frecuente por parte de las autoridades.

 

La cultura de la destrucción

 

Hechos como estos causan mucha indignación en la sociedad de Chepes, al ver el avasallamiento contra bienes públicos, que llega a niveles alarmantes, lo cual requiere de urgentes medidas preventivas.

 

La irracionalidad con la que actúan algunos individuos que son parte de nuestra sociedad, destruyendo el patrimonio público que está a su alcance, no sólo provoca indignación en el resto de la comunidad sino que lleva a que nos preguntemos cuáles son los factores que inciden para este tipo de comportamiento. Es evidente que hay un sector de la población cuya decadencia moral lo lleva a perder el sentido de lo que es correcto o incorrecto.

 

La destrucción parece ser parte de un estilo de vida, como si fuera inculcado a los autores desde muy pequeños, por lo que se hace muy difícil modificar este reprochable comportamiento. 

premiun
agro
Castro