Castro
05
Abril

Caputo en el Congreso terminó en escándalo

El ministro envió a la diputada Gabriela Cerrutti un papel que decía “Mis hijas tienen 11 y 13 años. No seas tan mala". La legisladora lo cuestionó a viva voz por eso y Caputo aprovechó para pedirle al senador Mayans que termine la sesión. “Levantala porque vamos, dale. Vamos porque igual yo ya estoy muerto”, se pudo escuchar.

La rendición de cuentas del ministro de Finanzas Luis Caputo fue suspendida por el mismo funcionario en medio de un escándalo, después de que enviara un papelito con inscripciones y dibujos a la diputada Gabriela Cerrutti de Unidad Porteña. “Mis hijas tienen 11 y 13 años. No seas tan mala", decía el papel que le hizo llegar a través de un secretario.

En ese momento estaba exponiendo sus preguntas el senador Pino Solanas, cuando la sesión se terminó por levantar después de que el mismo Caputo lo decidiera de forma unilateral, cuando aún quedaban exponer 10 diputados y senadores, según denunció la oposición. “Levantala porque vamos, dale. Vamos porque igual yo ya estoy muerto”, se pudo escuchar que le dijo el ministro al presidente de la Bicameral, el senador José Mayans, quien finalmente accedió al pedido.

El momento en el que se escucha a Caputo pedir el final de la sesión: “Me manda un papelito a través de su secretario que dice ‘mis hijas tienen 11 y 13 años, no seas tan mala’. Soy una diputada, es un funcionario que tiene que rendir cuentas, no puede hacer eso”, relató Cerruti tras el levantamiento de la sesión. Detalló que Caputo la miró y le hizo gestos para que agarrara el papel.

La legisladora aseguró que la actitud del ministro puede ser interpretada tanto como “una amenaza” o una “banalización”, teniendo en cuenta que en vez de prestar atención a la “seria denuncia” que se le estaba formulando; “estaba escribiendo dibujitos en un papel”. “Es machista, tilingo, todo eso”, completó.

Tanto Cerruti como otros miembros de la oposición denunciaron que el objetivo de fondo de Caputo era suspender la sesión “porque no quería responder”. “Tenía que explicar cómo duplicó su patrimonio, por qué tenía 55 millones y después 150 y eso es lo que no puede responder”, subrayó la diputada, quien agregó que lo sucedido “habla de la manera psicótica y machista en que se maneja este gobierno”