Castro
25
Julio

Conocé el decreto por el que el Gobierno establece nuevo rol para las Fuerzas Armadas

El gobierno Nacional dispuso a través del Decreto 683/2018, el empleo de las Fuerzas Armadas en forma disuasiva o efectiva ante agresiones de origen externo contra la soberanía, argumentando que ésta es una de las formas a través de las cuales actúa y se expresa la Defensa Nacional.

Según dicho Decreto publicado en el Boletín Oficial, el Sistema de Defensa como Instrumento Militar se justifica a partir de la existencia misma del Estado y no sólo ante amenazas dirigidas al país. Por esto mismo, resulta importante para el gobierno que tengan los instrumentos necesarios para su actividad, como así también delinear de qué forma proceder ante determinadas situaciones y obtener el correspondiente entrenamiento.

 

En este nuevo rol asignado por el Estado, las Fuerzas Armadas enmarcarán su planeamiento y empleo en distintas operaciones, como en la Defensa de los intereses vitales de la Nación, como así también aquellas dispuestas en el marco de las Organizaciones de las Naciones Unidas (ONU) u otros organismos internacionales y operaciones que serán de apoyo a la Comunidad Nacional Internacional.

 

Asimismo, Las Fuerzas, que conforman el Instrumento Militar, tendrán por misión alistar, adiestrar y sostener los medios puestos a su disposición, para llevar adelante la tarea de Defensa. Además, deberán ejercer su rol en agresiones que no son de carácter militar, sino que pueden manifestarse de otras formas, sobre todo cuando se trata de aquellas que provienen de países extranjeros, que se desarrollan en nuestro territorio y producen efectos en él, afectando intereses que son competencia de la Defensa Nacional preservar.

 

De esta manera, desde el gobierno se decidió que: “Las Fuerzas Armadas, instrumento militar de la defensa nacional, serán empleadas en forma disuasiva o efectiva ante agresiones de origen externo contra la soberanía, la integridad territorial o la independencia política de la República Argentina, la vida y la libertad de sus habitantes, o ante cualquier otra forma de agresión externa que sea incompatible con la Carta de las Naciones Unidas”.