Castro
30
Julio

Mauricio Macri defendió los cambios en las Fuerzas Armadas: "Le cayó bien a la mayoría de argentinos"

La multitudinaria marcha de protesta contra el decreto 683 que firmó Mauricio Macri para impulsar cambios en las Fuerzas Armada, no hizo cambiar la decisión del Gobierno. Tampoco el pedido de un sector de la oposición para que el tema sea tratado en una sesión especial de la Cámara de Diputados. Por el contrario, la evaluación que hacen en Casa Rosada y que esta mañana blanqueó el Presidente es que la medida "le cayó bien a la mayoría de los argentinos". 

"Lo importante es que les cayó bien a la mayoría de los argentinos que tengamos unas Fuerzas Armadas involucradas y participando activamente de los problemas de los que podemos llegar a tener que defendernos. No hay que seguir condenando a varias generaciones después por un drama que vivimos en el país, un hecho que quedó en el pasado. Nuestro compromiso democrático está fuera de discusión", dijo el Presidente en diálogo con Radio Seis de Bariloche, al ser consultado si había alguna posibilidad de que diera marcha atrás con su iniciativa, luego de la multitudinaria protesta. 

 

"Estamos planteando aggiornar las Fuerzas Armadas a las amenazas que podemos llegar a tener: el terrorismo, los ciberataques y el narcotráfico", aclaró sobre su decreto que derogó el 1591 que firmó el ex presidente Néstor Kirchner para impedir que las FF.AA actuaran en seguridad interior. 

 

El kirchnerismo, precisamente, participó de la marcha, en la que confluyeron además Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, organizaciones de derechos humanos, gremios y movimientos políticos de Izquierda. 

 

"Lamento que haya un sector de la sociedad que tenga prejuicios. Estas son las Fuerzas Armadas de la democracia y, como tales, tienen mucho para aportar", agregó Macri, desde Johannesburgo.

 

Aunque cuestionó las acciones del grupo mapuche RAM y dijo que "en la medida que se tomen la vida de otras personas y se hagan atentados contra la sociedad, es terrorismo, claramente”, el jefe de Estado descartó la intervención de las FF.AA. en el conflicto. "No porque ya lo han hecho y lo van a seguir haciendo las fuerzas de seguridad", aseguró. 

 

"Tenemos que trabajar para que nadie tome la violencia como una forma de reivindicar su reclamo, o sea, estamos en democracia, hay ámbitos donde uno puede ir, reclamar y plantear las cosas. Lo que no podemos aceptar es tener que convivir con el miedo, como le ha pasado a enormes sectores de la Patagonia en los últimos años", reflexionó el jefe de Estado.