Castro
02
Octubre

Carta Abierta pide a Cristina Kirchner como presidenta

La agrupación de intelectuales K considera que la senadora debe “encabezar las listas frentistas” para ponerle fin “al omnipresente poder macrista”. Carta Abierta, la agrupación de intelectuales afín al kirchnerismo, pidió a la senadora Cristina Fernández de Kirchner como presidenta. Además, expresaron duras críticas hacia el gobierno de Mauricio Macri, el peronismo “responsable”, el juez Claudio Bonadio y el nuevo titular de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, entre otros.


En la misiva, aseguran que la exmandataria es “sometida a diversas formas de persecución judicial”, al tiempo que consideran que ella está “habilitada por el coraje cívico que la acompaña” para volver a presidir el país

“No se crea que escribimos una mera consigna electoral cuando pensamos que en las presentes circunstancias, a través de instrumentos de selección de candidaturas que reúnan las mayores garantías democráticas, Cristina Fernández de Kirchner deberá al fin de este largo desfiladero, encabezar las listas frentistas -lo más ampliamente concebidas desde las grandes vertientes de las luchas sociales y las identidades políticas que no declinaron ante las extorsiones en curso-, que le pongan fin al omnipresente poder macrista, con una eficacia que no desmienta su vocación de originalidad. Es preciso revivificar todas las raíces emancipatorias en juego”, manifestaron.

En la carta, los intelectuales hablaron de una “fuerte agresividad” por parte de la gestión de Cambiemos y del “dilema” de “si estamos ante distintas gradaciones del espacio público, esto es, una combinación de dictadura en los medios y procedimiento de control relativamente autocontenidos en los fines. O bien, si se trata de una dictadura de fines que todavía conserva como medios diversos aspectos de una institucionalidad más o menos abierta”.

“Un gobierno de fuerza que mantiene formalidades parlamentarias y otros convenios de juridicidad heredados, pero marcha hacia el unicato de una voz que ni siquiera es la del saltimbanqui presidencial. Es la de los organismos financieros internacionales que regulan nuestra vida”, agregaron.

La agrupación también fustigó al Gobierno por “la meta del ajuste fiscal” que “no es, como se la quiere hacer aparecer, un esfuerzo por la salud financiera de la República, sino un instrumento clasista, una herramienta de revancha oligárquica sobre los sectores populares. Porque el gasto público es una herramienta poderosa de redistribución progresiva del ingreso”.

“Pero el gobierno de Macri no sólo redujo los impuestos a los ricos, sino que financió su déficit en moneda local tomando préstamos en divisas. Endeudarse en dólares para cubrir gastos en pesos es el innecesario y perverso camino, que en forma idéntica a la de la dictadura militar y el régimen de la convertibilidad menemista, ha conducido al crecimiento de la deuda externa”, dispararon en otro fragmento.

También cuestionaron al peronismo “dialoguista”, “responsable” y “alternativo” que encarnan dirigentes como Miguel Pichetto, Sergio Massa, Juan Schiaretti y Juan Manuel Urtubey. “El intento de separar kirchnerismo y peronismo es explícito y no tan sorprendente, pues visualizan como una anomalía salvaje a ser extirpada, a todo lo que imaginan que contiene la expresión kirchnerista”, sostuvieron.

“Sorprende un poco más, la vocación de innumerables funcionarios peronistas, sea que revisten en ámbitos parlamentarios, municipales o provinciales, en el grado que corresponda, incluyendo diputados, senadores o gobernadores, que acepten con total consentimiento bajo la impostura de la ‘gobernabilidad’ esta redefinición que les atañe y que al parecer les provoca un sentimiento de comodidad”, cuestionaron.