23
Marzo

Coronavirus. Cada vez más gobernadores apoyan el estado de sitio

A pesar de que el presidente Alberto Fernández dijo que "no hace falta el estado de sitio hoy por hoy ", cada vez son más los gobernadores que apoyan la necesidad de declarar el estado de excepción.

El que picó en punta con este reclamo fue el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales (UCR), quien consideró "pertinente" que se pusiera en marcha el remedio constitucional. Sus palabras se sumaron así a la de varios mandatarios que le vienen recomendando esa solución al Presidente desde la semana pasada.

 

"Me parece que sería pertinente declarar el estado de sitio", afirmó Morales en declaraciones periodísticas formuladas apenas unas horas antes que el jefe del Estado prefiriera, por el momento, apostar todavía a la responsabilidad ciudadana ante de tomar una medida tan drástica.

 

Sin embargo, y ante el avance del contagio en sus territorios y la complejidad en hacer cumplir con el aislamiento social obligatorio y preventivo dispuesto por el gobierno desde el viernes, son varios los gobernadores que opinan como el jujeño.

 

"El gobernador lo pide y lo apoya", confiaron a LA NACION voceros cercanos a Gerardo Zamora (Santiago del Estero), quienes precisaron que el mandatario le trasladó su postura a Fernández la semana pasada.

 

Lo mismo hizo el peronista Omar Perotti (Santa Fe) quien, tras la reunión en Olivos, consideró ante su círculo íntimo que se necesitan medidas "más duras" para cortar el contagio social del virus, la etapa que vendrá en las próximas semanas, y que para eso se requiere declarar el Estado de sitio.

 

De hecho, el ministro de Seguridad de Santa Fe, Marcelo Saín, afirmó en diálogo con LA NACIÓN que le transmitió al gobernador la necesidad de la intervención de las fuerzas armadas, amparadas en la ley 24.948.

 

En la misma sintonía se manifestaron en las cercanías de los mandatarios de provincias como Tucumán y La Rioja, los peronistas Juan Manzur y Ricardo Quintela , respectivamente, quienes apoyarían una medida de esas características.

 

 

Allegados al sanjuanino Sergio Uñac (PJ) indicaron que la provincia siguió todas las medidas adoptadas a nivel nacional y "a algunas, las profundizó", pero que el gobernador "siempre acompañará las que vayan en protección de la salud" porque "lo colectivo (está) por sobre lo particular", abundaron.

 

Sin embargo, la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner , consideró que suprimir las garantías constitucionales no sería necesario si todos los ciudadanos tomaran conciencia y cumplieran con el decreto nacional. "Confío en que somos un pueblo maduro y que tenemos que seguir trabajando en pos de que los irresponsables que no están cumpliendo con lo establecido por el DNU 297/20 tomen conciencia de la importancia de hacerlo", afirmó ante la consulta de LA NACION .

 

El mandatario de Tierra del Fuego, Gustavo Mellela (PJ), tampoco se mostró dispuesto a solicitar el estado de sitio, aunque dijo no dudaría en hacerlo si así se pudiera ayudar a controlar el virus. "En nuestro caso todavía faltaría como para que hayan circunstancias de desborde para declarar el estado de sitio", afirmó ante la consulta de LA NACION. No obstante, consideró que "si fuera necesario hacerlo para preservar la cuarentena y poder achatar la curva de crecimiento del virus, yo no dudaría en hacerlo".

 

Una idea similar deslizaron voceros del gobernador de Chubut, Mariano Arcioni (PJ). "Por ahora no hace falta", dijeron, aunque se sumaron a los que no se opondrían en caso de que fuera impulsado por la Casa Rosada.

 

En Mendoza, en tanto, desde el Gobierno provincial indicaron a LA NACION , que es un "tema que excede" a las autoridades locales declarar el estado de sitio. Por tal motivo, dijeron que una medida así depende de la evaluación que haga el Gobierno nacional sobre el acatamiento a lo dispuesto el jueves.

 

Desde una provincia del litoral, en tanto, se aseguró que acompañarían el estado de sitio, aunque señalaron que la más interesada en esa medida sería la provincia de Buenos Aires por los bolsones de vulnerabilidad que presenta el conurbano.

 

Hasta el momento, el gobernador Axel Kicillof no se manifestó sobre el estado de sitio. Por el contrario, la semana pasada había trascendido su supuesta disconformidad con el aislamiento social dispuesto por el Gobierno nacional por el impacto económico que implica la medida,

 

La declaración del estado de sitio es una facultad del Congreso, que debe sancionar una ley ante la eventualidad de que se tratase de un caso de conmoción interior, situación que cuadraría en la necesidad de hacer cumplir el aislamiento social obligatorio y preventivo por la pandemia de coronavirus. Así lo establece el inciso 29 del artículo 75 de la Constitución.

 

El Poder Ejecutivo sólo puede declarar el estado de sitio si el Congreso se encuentra en receso. En el caso de haberlo establecido por conmoción interior, deberá ser ratificado por ambas cámara. Si la causa fuera un ataque exterior, el Presidente también podrá tomar la decisión, pero en este caso tendrá que contar con el posterior respaldo del Senado.

 

Esto quiere decir que, al haber iniciado el Poder Legislativo un nuevo período de sesiones ordinarias el pasado 1 de marzo, la declaración del estado de sitio deberá ser declarado en sesiones convocadas por ambas cámaras del Congreso.

 

Según pudo saber LA NACION de fuentes parlamentarias oficialistas y de la oposición, hasta el momento el Gobierno no ha dado ninguna instrucción a los legisladores para avanzar con una medida de ese calibre.

premiun
agro
Castro