Castro
03
Octubre

Ayer inauguraron el "Corredor Saludable Obispo Angelelli" y hoy rompieron las luminarias

Con mucha bronca e indignación, los vecinos del Boulevard Obispo Angelelli, se comunicaron con el diario digital El Cronista para dar a conocer el daño provocado por vándalos, quienes arrancaron y rompieron las luminarias led del Corredor Saludable, recientemente inauguradas, como así también algunas plantas del lugar.  

El pintoresco paseo, que fue inaugurado en las últimas horas por parte del intendente Cristian Pérez, consiste en un sendero de unos 600 metros aproximadamente en su primera etapa, que va desde la calle San Juan hasta la unión de la avenida Belgrano y Obispo Angelelli.

 

En el lugar se emplazan los aparatos de musculación y el corredor. Cuenta con16 estaciones con luz led, cada estación tiene un aparato de mecanismos combinados, bicicletas fijas, elípticos, barras paralelas, remos, rueda de extremidades, banco de abdominales, cintura triple y caminador doble.

 

 

Además, se aumentó el espacio verde a lo largo del sendero con distintas especies de arbustos para embellecer el circuito. Esta obra se hizo pensando en una vida sana y segura, donde las familias podrán disfrutar de un espacio público limpio y bien iluminado.

 

Desde el municipio, pidieron a los vecinos que “entre todos cuidemos el lugar”, pero desgraciadamente el accionar de aquellos sujetos que tienen una cultura de la violencia, sin ningún motivo llegaron, derribaron y destruyeron una de las luminarias y plantas, por el simple afán de causar daño.

 

 

 Vandalismo y cultura de violencia

El vandalismo es un mal de las sociedades humanas tan viejo como el tiempo y que revela, según la acepción del diccionario de la Real Academia Española, un “espíritu de destrucción” que no obedece a motivo alguno o a causa determinada. Es como si se tratara de una violencia gratuita que se ejerce contra bienes públicos o privados por el simple afán de destruir, de causar daño, de entorpecer la convivencia urbana o interrumpir servicios como el alumbrado público y el funcionamiento de las escuelas o degradar la belleza de los monumentos.