Castro
21
Noviembre

Malanzan: la gente que combate el fuego sufre de sed y de hambre

Trascurrieron 5 días, los cerros de Malanzan arden en llamas y la gente que combate el fuego sufre hambre, sed y problemas de salud, por la exposición constante al humo tóxico provocado por este incendio forestal, que se originó por la caída de un rayo el pasado día miércoles  15, a la hora 23:50.

En las ultimas hora de este lunes, a través de las redes sociales, algunos familiares de personas que se encuentran en la zona de altas montañas, luchando para extinguir el incendio manifestaron que “el cansancio los supera, pero aun así no bajan los brazos”, agregando que “nadie sabe lo que están viviendo, nadie sabe que hay personas que se descomponen por el calor, sed o hambre”. Además sufren problemas respiratorios producto del humo toxico y no cuentan con mascarillas u otro elemento de protección.

 

 

Por estas horas, las llamas están llegando al pueblito de Loma Larga, donde viven muchos niños, según informaron al diario digital El Cronista. Por tal razón piden que recen para que llueva y apague el fuego, como así también por los menores y adultos que habitan esas zonas.

 

Para tener en cuenta

La exposición constante al humo tóxico provocado por un incendio forestal puede causar problemas de salud, en especial, a aquellas personas con problemas en los pulmones o en los ojos. Por ello, los especialistas recomiendan beber mucha agua, usar mascarillas, evitar actividades al aire libre y aplicar gotas en los ojos para prevenir problemas visuales.

 

Cuando se queman materiales de origen natural, como la madera o la resina de los árboles, se desprenden partículas diminutas de carbón y otras sustancias que vemos en forma de humo y resultan tóxicas para el organismo.

 

Estas partículas entran en nuestro organismo por cualquier vía – cutánea, conjuntival, respiratoria o digestiva – y pasan libremente por las membranas de las células del tejido adiposo, donde se almacenan y pueden permanecer por largo tiempo e irse liberando poco a poco.

 

Las partículas más grandes se quedan atrapadas en el material mucoso del aparato respiratorio produciendo tos, lo que facilita que las eliminemos con más facilidad. Por el contrario, las partículas más pequeñas son capaces de llegar a lugares más profundos del aparato respiratorio y producir alteraciones de mayor consideración e, incluso, inducir procesos de tipo asmático o agravar el asma bronquial en algunos casos.

 

Remedios para evitar los efectos del humo

Un incendio forestal afecta a dos sistemas del cuerpo: al respiratorio y a las partes superficiales del cuerpo, principalmente a los ojos.

 

Recomendamos cuidar los ojos con gafas de protección transparente que se consiguen en ferreterías. También es importante aplicar lágrimas artificiales que disminuyen el efecto de sequedad. Si las molestias persisten, lo mejor es acudir al médico.

 

Ante un incendio forestal,  las personas alérgicas o asmáticas son las que resultan más perjudicadas. Tanto ellos como la población en general, deberán usar mascarillas para evitar respirar partículas tóxicas liberadas por la quema de materiales.