Castro
29
Noviembre

Aviones “rompetormentas”: productores de los llanos piden intervención del gobernador Casas

Un numeroso grupo de pobladores rurales de Los Llanos, enviaron un petitorio al gobernador de la Provincia, Sergio Casas, pidiéndole que intervenga para solucionar los problemas que origina la sequía en la región.

En el documento firmado, entre otros, por el licenciado Mario Alaniz, Tomás Sánchez, Jorge Aciar y Paola Fernández y otros pobladores, se explica la sequía por el “accionar delictivo de aviones que dispersan sustancias químicas en las nubes y tormentas, y destruye la ecología y socava la producción agrícola ganadera en nuestra zona”.

 

Advierten que “el efecto producido por la técnica operativa de los aviones, es llamado sembrado de nubes, ya que disminuye las precipitaciones en la zona y, por lo que percibimos, en caso que de seguir este accionar delictivo sin control de la Fuerza Aérea, va a destruir y mandar a la quiebra a más de 3.000 productores de Los Llanos”.

 

Señalan los pobladores de Los Llanos que la finalidad de su carta es pedir una solución al problema que “comienza con la disminución de precipitaciones en la década de ‘90”, que se haga valer el artículo 41 de la Constitución Nacional sobre daño climático y citan antecedentes que apoyarían el efecto nocivo del “sembrado de nubes” para evitar las precipitaciones, así como una empresa norteamericana que se dedicaría a ello.

 

Afirman que esta manipulación climática con aviones, ha logrado anular las lluvias de septiembre, octubre y noviembre en Los Llanos que eran habituales décadas atrás.

 

En su escrito piden al gobernador Casas solucionar esta problemática, “ya que el control aéreo depende de la Fuerza Aérea que incumple las normativas constitucionales, perjudicando la economía regional y llevando a la pobreza a millares de productores que tienen en su núcleo familiar los microemprendimientos”.

 

Por último, solicitan una audiencia para ampliar los datos y destacan que el Servicio Meteorológico Nacional es el órgano responsable que avala y permite este accionar delictivo, ya que malinterpreta los datos climáticos para favorecer a otros sectores económicos”.