estacion
03
Junio

Ejemplo de generosidad: en un comedor de Chepes elaboran los alimentos a las llamas para 47 chicos carenciados

Paola Ibáñez (40) nos da una verdadera lección de amor y solidaridad. A pesar que el comedor, denominado “Los Protegidos de Dios” comenzó a funcionar desde diciembre del año 2018, aun la cocción de los alimentos los continúa haciendo a las llamas por falta de una cocina a gas y debajo de un precario rancho.

A ese lugar diariamente asisten a almorzar o merendar 47 chicos de hogares carenciados. Además y según contaron al diario digital El Cronista, algunas madres también llegan en busca de un plato de comida.

 

Ante esta situación y a pesar de las dificultades a la hora de elaborar los alimentos, Paola se levanta todos los días a primera hora de la mañana a picar la cebolla y el resto de la verdura. Luego enciende el fuego y sobre las llamas coloca un tacho para la cocción de un rico guiso, un puchero, estofado o tallarín, según comentó a este medio. El dinero para comprar carne, verduras o pan, lo consigue vendiendo sándwich o empandas. Así también recibe colaboraciones de vecinos y amigos; no así del estado.

 

“Lo hago con amor y me gusta hacer esto por mis niñitos del comedor”, expreso Paola, quien nos da una gran lección de lo que significa dar verdaderamente y con el corazón. Sin lugar a dudas una gran virtud de esta humilde mujer, cuya única recompensa es la satisfacción personal de saber qué está haciendo algo para ayudar a los más necesitados.

 

Cabe mencionar que el comedor “Los Protegidos de Dios” se encuentra al final del Boulevard Héroes de Malvinas, en los barrios conocidos como Lotes con Servicios.