30
Junio

Clases virtuales: los serios problemas con internet que tienen los estudiantes de la zona rural del dpto. Rosario Vera Peñaloza

Con la implementación de las clases virtuales por la pandemia del coronavirus, en el dpto. Rosario Vera Peñaloza se ha profundizado el histórico problema de internet en la zona rural, algo tan indispensable a la hora de descargar un video educativo o realizar otro tipo de tareas requerida por los docentes.

Las escuelitas rurales que cuentan con internet en el dpto. Rosario Vera Peñaloza, son contadas con los dedos de una mano. Los únicos lugares que cuentan con este servicio son las localidades de Villa Casana, Ñoqueve, Puesto Dichoso, Valle Hermoso, El Totoral, El Divisadero, La Jarilla y Chelcos.

 

Pese a contar con el servicio de internet en esas localidades, la señal en muy débil y no pueden conectare más de dos o tres alumnos, según contó al diario digital El Cronista un experimentado docente rural, actualmente jubilado. En otros puestos o parajes, donde también viven muchos alumnos, ni siquiera cuentan con un celular o una computadora para poder estudiar.

 

A raíz de esta situación nos preguntamos “cómo superar las dificultades de la educación virtual durante la pandemia, especialmente en la zona rural.

 

Hace un par de semana atrás, varios padres de Chepes se quejaron por la cantidad de tareas que les hacían llegar los docentes a los alumnos vía WhatsApp. La molestia fue, no solo por el exceso de los deberes, sino también por las dificultades con el servicio de internet, la falta de celulares o computadoras para poder ayudar a sus hijos con las tareas, inclusive expusieron la falta dinero para realizar una carga virtual y de ese modo tener acceso a internet.

 

Las clases virtuales desnudan las brechas educativas

 

Si los problemas con internet ocurren en la ciudad de Chepes, imagínese en el campo. Además hay muchos padres que no saben leer, sumado al analfabetismo digital.

 

Muchos alumnos, especialmente de la zona sur de Chepes, recorren varios kilómetros en búsqueda de Wifi en alguna escuelita para poder cumplir con sus tareas, según contaron a este medio.

 

Derecho a la educación

 

Desde que se suspendieron las clases presenciales, para garantizar el derecho a la educación, los docentes rurales envían las tareas a sus alumnos por WhatsApp y en las zonas donde no tienen internet en sus hogares, les hacían llegar los cuadernillos con algún policía o comerciantes. En otros casos, los propios docentes visitaron cada uno de los domicilios para dejarles las tareas a los alumnos.

premiun
agro
Castro