River tuvo una noche épica pero la hazaña no llegó

River salió al campo con la postura que le demandaba la gesta a buscar. Con un equipo amplio a partir del dibujo 3-5-2 (los laterales en función de wines y no de defensores), metido y concentrado para la presión, apostó a acosar a Palmeiras en pos de romper rápido el partido.

El equipo asumió riesgos, ante un adversario peligroso en la contra. A los nueve minutos, Rony quedó pie a mano con Armani, que cortó justo cuando el delantero intentó gambetearlo. Y 30 segundos después lo tuvo Borré, pero atajó el arquero y Suárez no consiguió usufructuar el rebote.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba